¿Alguna vez has estado conociendo a alguien que te mande señales contradictorias? Si es así puede que esa persona te estuviera haciendo un breadcrumbing. Te contamos todo lo que necesitas saber.


¿Qué es el breadcrumbing?


"Ni comes ni dejas comer". Esta refrán define claramente lo que implica el breadcrumbing. Este término hace referencia a una forma de actuar en la cual la persona va y viene, muestra interés por ti en ocasiones para mantenerte interesada, pero no se compromete.


Esta persona, como el propio nombre indica, va dejando migas de pan a nivel emocional, que hace que te enganches. Quien hace breadcrumbing quiere mantener al otro como algo seguro, pero tampoco quiere quedarse solo con esta persona.


La seducción a través del breadcrumbing


Paradójicamente esta forma de actuar genera más enganche que otro tipo de relaciones. ¿Por qué? La explicación está en las bases de la psicología cognitiva-conductual, el condicionamiento operante. Las conductas se mantienen mejor por un refuerzo intermitente que por un refuerzo continuado. ¿Qué quiere decir esto? Que una persona hará más una conducta o se enganchará más algo si recibe recompensas en algunas ocasiones y no en todas, sin poder averiguar cuándo esto sucedera.


Es lo mismo que sucede en los juegos que provocan adicción. En las máquinas recibes el premio en alguna ocasión, nunca sabes cuándo llegará, pero sabes que en algún momento tiene que aparecer el premio.


Por este motivo, el breadcrumbing es una buena técnica de seducción. Saber que existe una recompensa y no saber cuándo llegará crea una especie de adicción. Por eso, a pesar de saber que esa persona va y viene, que ni come ni deja comer, sigues enganchada a ella y no eres capaz de pasar página.


¿Cómo saber si te hacen un breadcrumbing?


Ciertamente el breadcrumbing es una especie de manipulación. Por ello es importante saber si estamos en este juego y cómo podemos romperlo. Te presentamos algunos indicios de breadcrumbing:


1. Te da respuestas ambiguas


Si la persona no es clara al hablar, si le propones planes y nunca dice nada seguro, todo son medias tintas, "quizás", "igual la semana que viene", "mejor otro día"...


También se puede detectar si le preguntas directamente por sus sentimientos e intenta escapar con respuestas también ambiguas: "yo te he desmotrado que me gustas", "este no es el momento pero me gustas mucho".


2. A veces desaparece y luego vuelve


Si hace una especie de ghosting (desaparece de repente cual fantasma), pero luego vuelve a aparecer puede que también esté haciendo un breadcrumbing. Por ejemplo, puede que te haya dejado en visto la última cosa que dijiste en las redes y, después de un tiempo, vuelve con alguna excusa.


En realidad esta persona siempre deja la puerta un poco abierta, no la cierra del todo, pero tampoco la abre.


3. Nunca habla de sus sentimientos


Si evita las conversaciones profundas o sobre relaciones, si las conversaciones suelen ser superficiales o solo hay un juego sensual o sexual, es posible que haya un breadcrumbing. Esta persona siempre intentará no mostrar lo que siente, pero lo hará de tal forma que no resalte a la luz que en realidad sus sentimientos no son los mismos que los tuyos.


4. Prefiere el contacto por las redes


Si evita verte físicamente, pero te habla a través de las redes intentando seducirte, puede significar que está llevando a cabo este comportamiento de no dejarte ir, pero tampoco comprometerse. Te prometerá que os veréis en otra ocasión, pero todas las veces acaba sucediendo lo mismo


5. Su comportamiento es incongruente


Puede hacerte pensar que solo está para ti y que eres la única persona con la que en un futuro estaría, pero luego puede que veas otro tipo de cosas contradictorias. Por ejemplo, ver comentarios en las redes de otras personas, interacciones con otros, dejarte a veces de lado o incluso darte largas.


¿Qué hacer si nos hacen un breadcrumbing? Cómo salir del juego


En ocasiones es difícil darse cuenta que estamos viviendo esta situación. No es fácil entender que nos hemos ilusionado de algo que no puede ser, o más bien entender que en cierto modo están jugando con nosotros. Si crees que estás viviendo esta manipulación sutil, te recomendamos que cambies tu comportamiento. Te damos algunas pautas.


1. Deja de excusar a esa persona


Empieza a ver las cosas desde otra perspectiva. No pongas excusas a su comportamiento: "es que en realidad me quiere, pero está muy liado con su trabajo". Solo estás intentando encubrir que esa persona no te está correspondiendo.


2. Analizay acepta la situación


Acepta que estás viviendo esta situación, analízalo de forma objetiva. Es la parte más difícil, tienes que aceptarlo, pero sin llevártelo a lo personal. No dejes que esto afecte a tu autoestima, cualquier persona puede sufrir de este fenómeno, sin tener alguna características inferior al resto.


3. Pon límites


Empieza a cambiar tu comportamiento. No estés siempre disponible para esta persona. Se dará cuenta de que esos límites antes no estaban y ahora existen y esto le servirá para darse cuenta de que te está haciendo daño o para irse definitivamente si en realidad no quiere nada contigo.


4. Decide si te compensa tener una relación así


Considera si es lo que quieres para tu vida o si no te compensa estar con esa persona.


5. Habla con la persona y deja las cosas claras


Si te importa esta pesona y te saigue interesando la relación, dile a la persona cómo te sientes y cómo tendrían que ser las cosas para que la relación se mantuviera o llegara a ser algo más. Hazle ver que te has dado cuenta de su comportamiento.


6. Si no te compensa, pon distancia


Aunque sea difícil, si la persona no reacciona a esta conversación o si crees que no te compensa seguir con esta situación, pon distancia y aléjate.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos-online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies