Significado de Agorafobia


La Agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad. Agorafobia es el miedo obsesivo e intenso a estar en lugares donde no se puede escapar o no se puede obtener ayuda ante una emergencia. Habitualmente involucra el temor a los espacios exteriores o las multitudes de gente. La persona tiene una sensación de catástrofe inminente que se acompaña generalmente de una crisis de ansiedad.


Causas de la Agorafobia


Se desconocen las causas concretas de la agorafobia, aunque muchas veces aparece cuando se ha experimentado un ataque de pánico y, a partir de ese momento, se comienza a temer todas aquellas situaciones que podrían llevar a experimentar otro ataque de ansiedad.


Además, se suele hacer una generalización de situaciones. Por ejemplo, si una persona tuvo un ataque de pánico mientras estaba comprando en el supermercado, empezará a tener miedo a ir al supermercado, y luego es muy probable que generalice este temor a circunstancias parecidas (ir en metro donde hay mucha gente, ir en autobús, ir al cine o incluso simplemente ir por la calle). El resultado final es que se evita ir a aquellas situaciones que causan temor.


Por tanto, la agorafobia puede considerarse una complicación del trastorno de pánico.


La agorafobia también se desencadena por otras circunstancias. Es común que aparezca tras un acontecimiento traumático (presenciar o vivir un accidente, violaciones sexuales, etc.), después de haber vivido una situación muy estresante (como una situación de duelo por pérdida de una persona querida o el abuso de drogas), u por otras enfermedades psicológicas o psiquiátricas (como la depresión o temores irracionales a tener una enfermedad, la hipocondría).


Al final la causa de la agorafobia es una anticipación que hacemos de que va a ocurrir cualquier tipo de desgracia.


¿Cuándo aparece la Agorafobia?


La Agorafobia es la fobia más frecuente de todas, suponiendo hasta el 60% de ellas. Es más común en mujeres (el doble que en hombres) y suele aparecer entre los 20 y los 30 años.


Fobia a los Espacios Abiertos


Uno de los tipos de agorafobia más comunes es el miedo o la fobia a los espacios abiertos. La persona con este tipo de fobia teme estar en un espacio donde no pueda recibir ayuda si se encuentra en una situación de peligro o emergencia.


miedo a los espacios abiertos

Puede ocurrir en lugares como aparcamientos, plazas grandes, recintos deportivos abiertos, calles amplias o incluso se puede temer salir a la puerta de casa.


Fobia a los Espacios Concurridos


La fobia a los espacios concurridos es otro tipo de agorafobia y ocurre en espacios cerrados como supermercados, centros comerciales, cines, teatros, ascensores, medios de transporte (metro o autobús, avión, etc.), colas en tiendas; es decir, todo aquel lugar que pueda estar concurrido por mucha gente y del que sea difícil escapar.

miedo a los espacios concurridos

Síntomas de la Agorafobia


Los Síntomas de la Agorafobia son similares a los síntomas del ataque de pánico. En este sentido, los síntomas más comunes son los síntomas físicos o fisiológicos: la taquicardia, la respiración acelerada (hiperventilación), la sudoración excesiva, los cambios de temperatura, sensación de ahogo, mareos, etc.


Por otra parte, a nivel cognitivo o del pensamiento la persona puede pensar que está atrapada, que le va a ocurrir algo malo y no puede escapar o que nadie le va a ayudar. Estos pensamientos hacen que la persona se sienta avergonzada o indefensa. Es decir, aparecen emociones como el miedo. Se teme una situación real o anticipada. Algunos de los miedos relacionados son el miedo a hacer el ridículo, miedo a que el corazón se detenga durante un ataque de pánico, temor a perder el control en público, a no poder escapar de una situación peligrosa, a perder la cordura, etc.


Generalmente, la ansiedad y sus síntomas físicos aparecen ante el miedo intenso a que no se pueda escapar de una situación de peligro o a que no haya ayuda disponible en ese lugar si llegara a pasar algo.


A nivel conductual, la persona evita circunstancias asociadas a los ataques de pánico, evita estar lejos de casa o salir de ella, necesita la presencia de alguien que le acompañe, etc. Lo que una persona con agorafobia hace para intentar que no aparezca esa ansiedad (escapar o evitar la situación) es lo que finalmente hace que esa agorafobia se instaure y se mantenga en el tiempo.


¿Qué Consecuencias tiene la Agorafobia?


El miedo que siente una persona con agorafobia hace que tenga dificultad para sentirse segura en espacios abiertos o donde se reúnen multitudes. Esto la lleva a evitar este tipo de situaciones, limitando muchos ámbitos de su vida y dejando de realizar actividades o de acudir a lugares que antes eran normales y que pueden ser imprescindibles para la vida cotidiana.

consecuencias de la agorafobia

Las consecuencias de esto son múltiples y en todos los ámbitos de la vida. La persona con agorafobia tendrá dificultades para socializar porque deja de ir a lugares de encuentro o de reunión, problemas laborales porque puede dejar de acudir a su puesto de trabajo, malestar continuo e intenso, etc. En casos extremos la persona puede evitar cualquier tipo de situación fuera de casa. Se instaura en su zona de confort y no es capaz ni si quiera de salir al jardín de su casa por miedo a que pueda pasarle algo.


Superar la Agorafobia


Superar la agorafobia es posible, pero el Tratamiento requiere de la ayuda de un profesional de la psicología. El pronóstico de la agorafobia es muy diferente. En los casos más graves la persona puede refugiarse en su casa, aislándose totalmente del exterior y evitando ir a cualquier otro lugar. Esta situación dificulta el trabajo del psicólogo: si la persona no acude a la terapia no podrá realizar el tratamiento y, por tanto, no podrá curar sus miedos.


En este tipo de casos y hasta que la persona avance en su tratamiento, puede ser muy útil la terapia psicológica online, ya que de esta forma la persona no necesita salir de su casa para hablar con su psicólogo. No obstante, el tratamiento de la agorafobia supone que en algún momento la persona tendrá que salir de forma progresiva y controlada al exterior.


Superar la agorafobia implica entender qué es lo que está ocurriendo, cómo funciona la ansiedad, por qué es adaptativa y por qué ocurren los ataques de pánico. Es decir, la persona que padece agorafobia tiene que entender qué es lo que ha llevado a sentir ese temor desproporcionado para poder dejar de sentirlo. Por otra parte, curar la agorafobia requiere una exposición progresiva a las circunstancias que provocan malestar. Se puede comenzar acudiendo a esos lugares acompañado, para posteriormente ir afrontando situaciones de forma controlada. La terapia cognitivo conductual resulta muy eficaz en el tratamiento de la agorafobia.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos presenciales en salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies