¿Qué es un Ataque de Ansiedad?


Un ataque de ansiedad, también llamado ataque de pánico, crisis de ansiedad o crisis de angustia es un estado de extrema ansiedad y de corta duración que aparece de forma súbita y repentina.


Este estado va acompañado de síntomas físicos (como presión en el pecho, mareos, palpitaciones, sudoración, etc.) y psicológicos (pensamientos de que nos va a ocurrir una desgracia, miedo a perder el control o a morir, miedo a que nadie pueda ayudarnos, etc.). Es una situación que provoca un gran malestar.


Un ataque de pánico puede aparecer cuando estamos en un estado de calma o cuando ya estamos en una situación de ansiedad. Tiene una duración media de entre 10 y 45 minutos. Al finalizar la crisis la persona puede retomar su estado previo de calma o volver a niveles óptimos de ansiedad. Es decir, un ataque de pánico sigue una curva, que alcanza un momento de máxima intensidad y, llegado ese punto, vuelve a descender hacia la normalidad.


Sin embargo, tener un ataque de pánico no supone ningún peligro físico, no se está sufriendo ningún ataque al corazón. Un infarto supone otro tipo de cambios más extremos en nuestro organismo. Los síntomas de ansiedad, que son los experimentados durante un ataque de pánico, son cambios adaptativos en nuestro cuerpo, que no suponen ningún peligro físico y pasado un tiempo tienden a descender.


Frecuencia del Ataque de Pánico


Si hablamos de la crisis de pánico como trastorno, afecta en torno al 1-4% de la población general. No obstante, el 20% de la población ha tenido al menos un ataque de pánico. Tener un episodio es algo habitual, no es lo mismo que desarrollar un trastorno.


Ocurre con la misma frecuencia en hombres que en mujeres y suele comenzar entre finales de la adolescencia y los 35 años.


Causas del Ataque de Ansiedad


Para que ocurra un ataque de ansiedad tienen que ocurrir varias cosas. Por una parte, la persona que desarrolla estas crisis tiene que tener una vulnerabilidad biológica, es decir, es una persona que ante la más mínima sensación de peligro se activa (activa su cuerpo y su mente).


Además, tiene que haber cierta vulnerabilidad psicológica, o lo que es lo mismo, cierta sensibilidad hacia los temas de salud (esto suele ocurrir porque la persona ha tenido experiencias directas o indirectas relacionadas con problemas de salud, por ejemplo que haya tenido con anterioridad un infarto o que haya visto a algún familiar tenerlo).


Aparte de esta vulnerabilidad, una crisis de ansiedad es más fácil que aparezca en una etapa de la vida en la cual estamos experimentando mayor estrés o ansiedad. Esto ocurre porque en esta situación ya estamos más activos de lo habitual y es más probable que perdamos el control.

ataques de ansiedad

¿Puede darnos un Infarto durante un Ataque de Ansiedad?


La magnitud del malestar en un ataque de pánico es tan fuerte que en ocasiones la persona que experimenta un ataque de pánico cree estar sufriendo un ataque al corazón.


Sin embargo, tener un ataque de pánico no supone ningún peligro físico, no se está sufriendo ningún ataque al corazón. Un infarto supone otro tipo de cambios más extremos en nuestro organismo. Los síntomas de ansiedad, que son los experimentados durante un ataque de pánico, son cambios adaptativos en nuestro cuerpo, que no suponen ningún peligro físico y pasado un tiempo tienden a descender.


Frecuencia del Ataque de Pánico


Si hablamos de la crisis de pánico como trastorno, afecta en torno al 1-4% de la población general. No obstante, el 20% de la población ha tenido al menos un ataque de pánico. Tener un episodio es algo habitual, no es lo mismo que desarrollar un trastorno.


Ocurre con la misma frecuencia en hombres que en mujeres y suele comenzar entre finales de la adolescencia y los 35 años.


Síntomas de la Crisis de Pánico


Por una parte, la persona que experimenta una crisis de ansiedad va a tener diferentes sensaciones o síntomas físicos o fisiológicos. Estas sensaciones son cambios adaptativos de nuestro cuerpo a una situación estresante: aumento de palpitaciones, opresión en el pecho, respiración acelerada, aumento de la temperatura, mareos, etc.

crsis de panico

No obstante, lo que hace que estos síntomas sean vividos como más intensos por la persona es el pensamiento que tiene sobre estos cambios, los síntomas cognitivos: idea y gran convicción de que en ese momento está ocurriendo una desgracia física o mental (“me voy a ahogar”, “me va a dar un infarto”, “me estoy volviendo loco”) o algunos miedos (“voy a hacer el ridículo”, “si me pasa algo ahora nadie me ayudará”).


Cada persona vive la crisis de ansiedad de una forma distinta, con síntomas variables y diferente frecuencia e intensidad. Pueden aparecer semanalmente, diariamente o bien aparecer 1 vez cada dos o tres meses. La intensidad también es variable, en cuanto al número de síntomas o la vivencia subjetiva de la persona.


Podemos decir que experimentar estas crisis es como un círculo vicioso. La persona tiene cambios físicos porque tiene ansiedad y tiene ansiedad porque hace interpretaciones erróneas de esos síntomas físicos. En definitiva, la persona tiene una gran dificultad para diferenciar una respuesta física normal y adaptativa de una situación de peligro real.


Tipos de Crisis de Angustia


Podemos distinguir diferentes formas o tipos de ataque de ansiedad según la situación en la que ocurre la crisis. Hay que tener en cuenta que para que aparezca la crisis, tenemos que haber aprendido a tener miedo a aquello a lo que le tenemos temor. Podemos clasificar los tipos de ataque de pánico en los siguientes bloques:


  • Ataque de pánico en una situación de agorafobia: ocurre en una situación fuera de la zona de confort de la persona, en situaciones donde la persona cree que está en peligro y, por ello, tiende a evitar esas situaciones.


  • Ataque de ansiedad previsible: en situaciones que de por sí generan ansiedad, como por ejemplo ante una discusión con la pareja.


  • Crisis de pánico imprevisible en una situación segura: estando un estado de relajación, la persona puede experimentar algún pequeño síntoma físico y desencadenar una crisis de pánico, porque cuando una persona tiene miedo a algo cualquier pequeño indicio puede activar el pánico.


  • Crisis de angustia por anticipación: cuando la persona anticipa que se está poniendo nerviosa y esa situación es la que acaba desencadenando que aparezca de verdad la ansiedad y aparezca una crisis.


Consecuencias del Ataque de Pánico


Las personas que sufren ataques de ansiedad habitualmente se preocupan por padecer enfermedades médicas y esto les lleva a acudir a profesionales en las urgencias de los hospitales para que les realicen pruebas médicas y descartar todo tipo de enfermedades graves.


consecuencias del ataque de panico

Una vez descartadas las enfermedades, es común sentir vergüenza por considerarlo un signo de debilidad o por el miedo a ser rechazado por la sociedad. También puede modificar sus hábitos de vida, de forma que deja de realizar esas actividades o de acudir a aquellas situaciones que le provocan malestar. Esto a su vez va incrementando el problema y el malestar.


Tratamiento del Ataque de Ansiedad


Superar el pánico en la mayoría de casos requiere de la ayuda de un profesional en psicología. El psicólogo ayudará a la persona a entender por qué ocurren esos ataques de pánico, explicándole su situación específica y la fisiología del pánico. Para que un problema desaparezca hay que entender por qué ocurre ese problema.


También es importante saber qué es la ansiedad y cuál es su misión. La ansiedad en sí misma no es algo negativo sino que es una respuesta adaptativa.


Posteriormente, el tratamiento psicológico consiste en aprender a identificar y a controlar el pánico en las situaciones que desencadenan esas crisis. Para ello se suele utilizar una exposición controlada a esas situaciones. Una tipo de terapia muy utilizado en este sentido es el tratamiento cognitivo conductual.


Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

sintomas de la depresion


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies