¿Qué son los celos?


Los celos son un sentimiento de desconfianza, temor y sospecha sobre la sinceridad de otra persona.


Los celos se dan en mayor medida el seno de la relación de pareja, por ello conviene tener en cuenta las características más esenciales de los celos en este ámbito, por qué ocurren y cómo eliminarlos si están infundados.


¿Por qué sentimos celos?


Habitualmente el sentimiento de celo proviene de haber sentido previamente algunas emociones: como el miedo, la tristeza, o el enfado. Los sentimientos siempre están ligados a emociones, porque son la interpretación de esas emociones en las situaciones particulares. Si quieres saber más de esto puedes leer nuestro artículo sobre  diferentes entre emoción y sentimiento.


Por ello, los celos a menudo provienen de emociones negativas. Si en la relación de pareja has vivido situaciones que te hayan hecho sentir emocionalmente mal, es más posible que sientas celos. Si en la pareja hay antecedentes de infidelidades o si la otra persona tiene habitualmente actitudes contradictorias posiblemente nos sintamos mal y, con ellos, podamos interpretar que está sucediendo algo que nos haga perder nuestra relación de pareja.


Pero de base los celos (y todas estas emociones asociadas a ellos) provienen de una interpretación negativa y a menudo distorsionada de los hechos. Las situaciones las vivimos según las interpretemos.


Todos los seres humanos pensamos a veces de forma distorsionada. Por ejemplo, intentamos adivinar el pensamiento de otra persona. Si tu pareja ha hablado con otra persona de forma agradable, tú puedes interpretar que está tratando tan bien a esa persona porque quiere tener algún tipo de relación con ella. En realidad, estás haciendo una suposición, has visto una situación concreta (tu pareja hablando con otra persona) y has intentado adivinar sus intenciones con esa persona y su pensamiento. Esto en realidad no es posible. No podemos adivinar el pensamiento del resto.


Lo mismo pasa con querer adivinar el futuro. Por ejemplo pensar “me va a dejar por otra persona más guapa que yo”. Esto, por una parte, es una distorsión cognitiva en el hecho de intentar adivinar el futuro, también en el hecho de interpretar que a la otra persona le va a parecer más guapa otra persona. Además, este pensamiento refleja inseguridad y baja autoestima.


¿Por qué sentimos celos? Puede ser por dos motivos. Uno de ellos es que nos den razones de verdad para sentir celos; es decir, puede que la otra persona sí haya hecho actos objetivos que nos lleven a este pensamiento (por ejemplo, habernos puesto los cuernos). El otro motivo es que las razones nos las inventemos nosotros, es decir, que interpretemos los hechos de forma distorsionada.


Las consecuencias de los celos


Los celos traen consecuencias a nivel relacional y a nivel personal.


Por una parte, la relación puede verse afectada por estos celos. Los celos seguramente llevarán a desconfianza y a discusiones. La otra persona se sentirá atacada y la relación se puede ir deteriorando. Si en verdad hay motivos para que existan los celos tiene un sentido discutir, si es una interpretación distorsionada somos nosotros los que estamos deteriorando la relación y creando malestar y desconfianza en la otra persona.


Por otra parte, los celos traen consecuencias personales. Pueden llevarnos a tener pensamientos también distorsionados y negativos sobre nosotros mismos: “yo soy peor”, “no valgo nada”, “me dejará por otro mejor”, “esa chica es más atractiva y más lista que yo”. Esto hace disminuir nuestra autoestima e incluso llevarnos a otros problemas relacionados con la ansiedad, la depresión o los trastornos alimentarios, entre otros.


¿Qué son los celos patológicos o la celotipia?


Cuando los pensamientos y los celos son constantes y de carácter obsesivo, la persona puede entrar en un círculo vicioso del que es difícil salir. En la celotipia la persona interpreta constantemente los comportamientos de su pareja o de las personas del entorno, con el objetivo de identificar una posible infidelidad.


En realidad la persona con celotipia siente un miedo irracional a perder a esa persona o a quedarse sola.


Estos celos patológicos se manifiestan en constantes controles a la pareja o comprobaciones de que no le está siendo infiel. La persona analiza todas las pequeñas cosas: si su pareja ha llegado más tarde, si le da un beso al llegar, si le habla más o menos por WhatsApp, si está más apático o menos…También puede mirar el móvil o las redes como otra forma de control o de comprobación.


Debajo de todo esto existe una gran dependencia emocional hacia la otra persona y un miedo enorme a poder perderla.


Cómo eliminar los celos y disfrutar de una relación sana


Los celos pueden causar muchos estragos en la relación de pareja y en ti como persona. Te damos algunas pautas para poder controlarlos.


1. Analiza y elimina pensamientos distorsionados


Lo más importante es que aprendas a identificar si lo que estás pensando es real o es irracional. Analiza de forma objetiva si tienes razones para pensar lo que estás pensando, si puedes demostrar de forma objetiva que tu pareja te ha sido o te está siendo infiel. También piensa en lo opuesto, en cómo puedes demostrar que tu pareja te quiere y hace cosas por ti, ya que muchas veces lo positivo se disipa y solo nos quedamos con lo negativo.


Piensa además si tu pensamiento te sirve para conseguir el objetivo de tener una relación de pareja sana. Analiza las consecuencias que puede tener pensar así si no estuvieras en lo cierto.


2. Mejora la comunicación con tu pareja


Si hay confianza e intimidad en la pareja es mucho más difícil que existan celos. Poder hablar con la pareja de cualquier cosa, garantiza un poco la confianza y la seguridad. Habla con tu pareja, tanto de lo bueno como de lo malo, pero sin atacar.


3. Haz cosas por ti, para mejorar tu autoestima


Si estás viviendo una situación de celos, es posible que tu autoestima esté un poco baja. Analiza tu baja autoestima, qué pensamientos negativos tienes sobre ti y de dónde vienen. Comprueba si estos pensamientos son reales o imaginados y también empieza a ver las cosas positivas.


Empieza a hacer cosas que te hagan sentir bien contigo mismo. Mejora tu relación contigo mismo y mejorará tu relación con los demás.


4. No bases tu vida en esa única persona


Centrarse en una sola persona y crear dependencia suele traer problemas en muchos niveles. Una relación de pareja es un buen complemento de vida, pero no podemos dejar que sea el único. Haz tu vida también aparte de tu relación de pareja, con ellos evitarás la dependencia emocional.


5. Pide ayuda si lo necesitas


Si crees que los celos te atrapan y que no eres capaz de gestionar tu malestar, pide ayuda a un profesional de la psicología. Un psicólogo podrá ayudarte a identificar los pensamientos distorsionados, a cambiarlos y a tener una mejor relación contigo mismo y con tu pareja.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Artículos relacionados

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies