¿Qué es el TOC?


TOC son las siglas pertenecientes a la condición de Trastorno Obsesivo Compulsivo. Esta patología tipificada por el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales se caracteriza por altos niveles de ansiedad y una gran dificultad para controlar los impulsos.


Las personas que padecen este trastorno sufren de la llegada recurrente de pensamientos intrusivos muy desagradables que le provocan mucho malestar. Esto configuraría las  obsesiones  dentro del trastorno.


Para paliar estas obsesiones, la persona realiza una serie de rituales o conductas repetitivas y estereotipadas. Estas conductas se llaman  compulsiones  y, lejos de mejorar al paciente, lo único que hacen es agravar el problema.


Estos rituales calman la ansiedad que produce la obsesión, pero solo de manera momentánea, ya que esos pensamientos van a volver más tarde, haciendo a la persona esclava de ellos y provocando mucha interferencia en su vida cotidiana y en su círculo más cercano.


El TOC puede expresarse de muchas maneras ya que hay tantas obsesiones y compulsiones como personas con TOC. Sin embargo, si conocemos que hay algunos tipos que se repiten como los rituales de limpieza, de repetición, de acumulación, de verificación, de orden...


Este trastorno impacta de manera significativa en la vida de la persona debido a su intensidad, frecuencia o duración, disminuyendo su bienestar y calidad de vida. Además, el entorno inmediato tambien sufre las consecuencias del mismo.


¿Qué es el perfeccionismo?


Esta palabra proviene del latín “perfectio” que hace referencia al concepto de “dejar algo finalizado”, pero exactamente, ¿qué es?


El perfeccionismo es la actitud que tiene una persona por la cual tiende buscar la perfección en aquello que hace. Esta búsqueda de perfección hace que la persona no cese nunca de mejorarlo lo que impide que finalmente lo acabe.


El perfeccionismo, por su parte, no está catalogado como un trastorno o una patología tratable, ya que se ve más como un rasgo de personalidad que, aunque puede llegar a ser disfuncional en algunas ocasiones, no supone un problema que afecte a la calidad de vida.


Este complejo rasgo de la personalidad se caracteriza por unos estándares propios muy exigentes y demandantes. Estos criterios a veces son tan altos que, en ocasiones, impiden a la persona conseguirlos, de tal manera que esto ataca a su autoestima provocando sentimientos de frustración.


Las características que presenta una persona con perfeccionismo suelen ser: mucha autoexigencia, miedo a fallar, dudar ante lo que debe hace, ya que no sabe si es la mejor opción, ser muy organizado y ordenado, alta responsabilidad autoimpuesta y que el resto les da por ser eficientes, inacción al no poder dejar de autocorregirse...


Se podría decir que el perfeccionismo es un arma de doble filo: nos impulsa a hacer las cosas con una alta calidad, pero nos puede generar muchos problemas a la hora de desenvolveros de manera rápida y óptima en el frenesí de la vida cotidiana.


Principales diferencias entre TOC y Perfeccionismo


Como hemos podido ver en los anteriores apartados TOC y perfeccionismo no son lo mismo, pero veamos de manera detallada cuales son las diferencias en las que nos debemos fijar para ver si se trata de una cosa o de la otra.


El TOC es una patología y el perfeccionismo un rasgo de personalidad


Es importante que valoremos que el Trastorno Obsesivo Compulsivo constituye una condición que produce mucho impacto en la vida de la persona y que es tratable.


En cambio, el perfeccionismo como rasgo de personalidad puede ser más o menos funcional, pero no es un trastorno en el que se deba intervenir para curarlo.


El TOC siempre provoca sufrimiento y el perfeccionismo no siempre


Uno de los criterios para el diagnóstico de TOC es que este produzca malestar a la persona que lo padece, ya sea porque afecta a su salud, porque incide en su vida cotidiana por la pérdida de tiempo o porque los pensamientos generan mucha angustia.


Por su parte, el perfeccionismo no tiene por qué provocar daño siempre. Este solo provoca sufrimiento si es un grado que hace que la persona sea muy poco flexible impidiendo llevar una vida adaptada a unas circunstancias cambiantes.


De hecho, este rasgo de personalidad bien llevado y en ciertas situaciones puede resultar hasta enficiono haciendo que la persona destaque por encima del resto.


El TOC tiene compulsiones mientras que el perfeccionismo no


Como hemos visto en el primer apartado, la persona con TOC palia los pensamientos disfuncionales que le provocan malestar a través de las compulsiones. Estos rituales repetitivos y estereotipados son una de las características más evidentes de esta patología.


Estos rituales están muy estandarizados y siempre se dan de la misma forma para tener ese efecto de alivio en la persona.


En cambio, en el perfeccionismo la rigidez por las formas es menor y, aunque tienen patrones que se repiten, no son tan inflexibles a la hora de realizarlos.


En el TOC el objetivo de las conductas repetitivas es siempre el mismo, en el perfeccionismo no


Las compasiones del TOC sirven para una única cosa: dinamitar el malestar que está generando un pensamiento. Persiguen, por lo tanto, el alivio inmediato del sufrimiento que produce la obsesión.


Sin embargo, en el perfeccionismo la persona realiza acciones muy rígidas de cara a conseguir aquello que se propone. Se puede decir que los perfeccionistas son muy disciplinados, pero con un objetivo que normalmente suele ser bastante ambicioso.


Esto ejemplificado se vería de la siguiente forma: la persona con TOC de limpieza limpia por miedo a que todo este contaminado, mientras que el perfeccionista porque quiere que todo este recogido y limpio para dedicarse a otros objetivos mayores.


En el TOC está presente el pensamiento irracional y en el perfeccionismo no tiene porque


En el TOC la persona piensa que si no realiza el ritual algo malo puede suceder. De esto no tienen pruebas, ya que es un pensamiento irracional y mágico. Suelen ser personas bastante supersticiosas en relación a sus obsesiones.


En cambio, en el perfeccionismo no tiene por qué darse este pensamiento de corte mágico, ya que sus acciones son más dirigidas a conseguir algo positivo que reporte beneficios más que para huir de aquello que puede ser desagradable o malo.


¿Cuándo debo pedir ayuda?


Debes pedir ayuda si sufres un Trastorno Obsesivo Compulsivo, pero tambien si tu perfeccionismo es tan fuerte que afecta a tu rendimiento y calidad de vida diaria.


La terapia de elección para ambos es la Terapia Cognitivo Conductual, ya que esta aborda tanto los pensamientos obsesivos como las conductas como pueden ser los rituales.



Es importante reestructurar ideas disfuncionales para poder cortar estas dinámicas, pero hay otras cuestiones que también deben ser abordadas por el camino: como son la exposición a los escenarios mentales que cree que van a ocurrir si no realiza el ritual, la creación de hábitos saludables, la práctica de habilidades sociales, la educación sobre la gestión emocional o el entrenamiento en respiración o relajación.


Todo esto persigue que la persona vida de una manera satisfactoria, sin sentirse esclava de sus pensamientos y conductas y estando adaptada al entorno y las personas que le rodean.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies