Síntomas de ansiedad en casa


Los síntomas por estar en casa solo o sola no son diferentes a los  síntomas de ansiedad  de otros trastornos.


Al estar en casa podemos experimentar, por una parte, síntomas físicos. Los síntomas físicos de la ansiedad son sensaciones normales, que podemos experimentar ante una situación de peligro. Habrás notado alguna vez sensaciones corporales como el aumento de palpitaciones en el corazón, la falta de oxígeno, la sudoración o la presión en el pecho. Estas sensaciones no son más que la activación de nuestro cuerpo para poder sobrevivir. Ante un peligro, nuestro cuerpo se activa para protegernos y ayudarnos a escapar. Esto es la ansiedad y en su justa medida es buena y adaptativa.


Sin embargo, cuando estas sensaciones aparecen en momentos en los que no corremos peligro, podemos experimentar ansiedad desadaptativa. Lo lógico es pensar que en nuestra casa estamos a salvo. Por tanto, tener ansiedad en casa es desadaptativo y genera mucho malestar.


Cuando tenemos estos síntomas, podemos hacer interpretaciones erróneas. Es entonces cuando entran en juego los síntomas cognitivos o del pensamiento. Por ejemplo, si tus palpitaciones del corazón han aumentado, puedes pensar que te va a dar un infarto, y esto seguramente sea erróneo. Ante una situación de peligro, el corazón empieza a bombear más sangre a las extremidades para activarnos y escapar, y esta es la explicación del aumento de palpitaciones.


También pueden ser otros pensamientos los que generen los síntomas físicos y el malestar. Como por ejemplo pensamientos de miedo, de no poder estar solos, de interpretaciones negativas sobre uno mismo o de carácter depresivo y de falta de sentido de la realidad.


Para paliar estos pensamientos habitualmente hacemos algunas conductas, que también son síntomas de ansiedad. Estos comportamientos tienen que ver con escapar o evitar la situación de estar solos en casa: buscaremos quedar con gente y salir a la calle, hablar por teléfono con alguien, o distraernos de alguna forma. Todo ello hace que no nos enfrentemos al problema y siga apareciendo cada vez que estamos solos en casa.


¿Por qué me agobio en casa?


Las causas de tener ansiedad en casa son diversas. Las más comunes suelen tener que ver con el miedo a estar solo en casa, miedo a que nos ocurra algo estando solos o la aparición de pensamientos intrusivos al “tener tiempo para pensar”.


Miedo a estar solo o autofobia


Detrás de la ansiedad y el agobio al estar en casa puede haber un miedo a estar solo físicamente o aislado de la sociedad. La autofobia o miedo a la soledad es una fobia que experimentan muchas personas.


Estamos acostumbrados a vivir en sociedad. Somos eres sociales y, por tanto, tener interacciones sociales es vital para nuestro desarrollo psicológico. No obstante, a medida que vamos creciendo, lo normal es querer tener esas interacciones, pero también poder pasar un poco de tiempo solos. No obstante, cuando hay un miedo fóbico e intenso a la soledad, evitaremos estar solos lo máximo posible y esto se convertirá en un círculo vicioso difícil de afrontar.


Con la reciente situación de pandemia mundial y el confinamiento este trastorno de ansiedad se ha intensificado. Muchas personas han tenido que exponerse a una situación de permanecer en sus casas solos, a pesar del miedo, lo cual ha generado muchos cuadros de ansiedad.


Ataques de ansiedad en casa


Otro motivo de agobiarse en casa puede ser que creamos que nos va a pasar algo malo y nadie nos pueda ayudar. Este miedo tiene que ver con los llamados  ataques de ansiedad.


En un ataque de ansiedad la persona, ante cualquier síntoma físico de ansiedad, puede interpretar que le va a pasar algo grave o que se va a morir. Esto tiene que ver a menudo con el desconocimiento de qué es la ansiedad o con haber vivido alguna situación de peligro que lo haya desencadenado.


Es común que los ataques de ansiedad sucedan en casa. Por una parte, cuando estamos en casa es cuando estamos más tranquilos y, al estar sin hacer nada o en tranquilidad, podemos prestarle más atención a nuestros síntomas físicos o a nuestros pensamientos.


Igualmente, puede aparecer el miedo de que esos síntomas desencadenen un problema, como un infarto o el llegar a asfixiarse. Al estar solos podemos hacer la interpretación de que, si esto ocurre, nadie nos podrá ayudar y acabaremos muriendo.


Los ataques de ansiedad pueden estar relacionados con  ser hipocondríaco  o tener  nosofobio.


Pensamientos intrusivos


Cuando tenemos tiempo para pensar, generalmente cuando estamos en casa, es normal que aparezcan nuestros miedos o inseguridades. Esto acaba siendo una tortura para nuestra mente y genera ansiedad y malestar.


Cuando estamos acompañados o distraídos nos olvidamos un poco de nuestros pensamientos. Por ello, nos sentimos más seguros o felices. Si estamos solos, los pensamientos aparecen y, al no tener nada que hacer, no sabremos cómo eliminarlos.


Podemos tener pensamientos negativos sobre nosotros mismos: “nadie me va a querer”, “estoy solo”, “soy inferior al resto”, “me dejan de lado”. Tener estos pensamientos es angustioso y, estando solos, se pueden intensificar al “estar comprobando” que pudieran ser ciertos.


También pueden existir pensamientos negativos sobre nuestra situación en el trabajo o con nuestra pareja, sobre alguna discusión con algún amigo o cualquier otra circunstancia que nos preocupe.


Además, al sentir que estamos solos, también podemos tener otros pensamientos de no poder controlar la situación o de no saber hacer determinadas cosas sin la ayuda de otro.


Cómo eliminar la ansiedad al estar en casa


Vivir con ansiedad y miedo a estar solo no es adaptativo, pues no siempre podemos estar acompañados. Para manejar este miedo, te damos algunas pautas que pudieran ayudarte.


Analiza cuál es tu miedo


Pregúntate si lo que te da ansiedad es el miedo a estar solo, el miedo a tener ataques de ansiedad o tus inseguridades contigo mismo. Es importante que sepas de dónde viene tu ansiedad para poder manejarla.


Elimina pensamientos negativos o distorsionados


Después de saber la causa de tu ansiedad, tienes que saber si el miedo es real o tienes pensamientos distorsionados. Los pensamientos distorsionados pueden tener que ver con no conocer qué es la ansiedad y cómo se manifiesta, con pensamientos negativos sobre ti mismo o, por ejemplo, con la idea de que no puedes resolver las cosas que ocurran por ti mismo.


Encuentra algo que hacer tú solo


Si estás acostumbrado o acostumbrada a hacer todo en compañía, es normal que sientas ansiedad cuando estés solo y no tengas nada que hacer. Buscar hobbies o cosas que hacer cuando estamos solos suele ser una buena salida a la ansiedad. Estar solos no significa que tengamos que estar sin hacer nada.


Mejora tu autoestima


Muchas veces la causa última de sentirnos así tiene que ver con nuestra baja autoestima. La autoestima se va creando a lo largo de nuestra vida, en base a nuestras vivencias y experiencias y la manera en la que nos hemos criado. Si quieres saber más sobre cómo mejorar la autoestima puedes leer nuestro artículo sobre  cómo aceptarme a mí mismo.


Aprende a ver la soledad como algo positivo


La soledad no tiene que ser negativa. No es lo mismo estar solo que sentirse solo. Tenemos que saber diferenciar ambos conceptos para sentirnos mejor. Seguramente te sientas solo, pero en realidad no lo estés. Los momentos de estar en soledad pueden ser fructíferos para alcanzar tus metas o realizarte como persona.


Si lo necesitas, pide ayuda profesional


Si sientes que no eres capaz de estar solo en casa y manejar esa ansiedad, es importante que acudas a un  especialista de la psicología. Podrá ayudarte a manejar la situación y te dará herramientas para estar más a gusto contigo mismo.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies