¿Qué significa sentirse solo o sentirse sola?


La soledad es un sentimiento. Al tener pensamientos como "me siento solo", "estoy sola" o "me siento vacía o vacío" probablemente estamos haciendo referencia aunque no nos sentimos conectados con la sociedad. No estamos solos a nivel físico, es decir, estamos rodeados de personas físicamente, pero nos sentimos solos emocionalmente.


La soledad, al igual que cualquier otro sentimiento, surge de haber sentido algunas emociones. Normalmente al sentirnos solos primero hemos experimentado la emoción de tristeza. Estar tristes nos lleva a buscar las razones de la tristeza y, al pensar sobre ello, podemos interpretar que nos sentimos tristes porque en el fondo lo que nos sentimos es solos. Si quieres saber más sobre la diferencia que existe entre una emoción y un sentimiento, te invito a que leas nuestro artículo:  diferencias entre emoción y sentimiento.


Por este motivo cuando alguien por ejemplo nos dice "pero, no estás solo, tienes a tu familia", a veces nos podemos sentir incluso peor. Nos sentimos mal porque físicamente no estamos solos, pero igual emocionalmente sí.


¿Por qué me siento sola o vacía?


Llegados a este punto, te puedes estar preguntando por qué te sientes tan solo. Puede que no encuentres explicación. A veces parece que lo tenemos todo, pero no somos felices con nada.


Hay que tener en cuenta que el sentimiento de soledad puede tener causa en muchas cosas. Puede que estés empezando un proceso depresivo; las personas con depresión suelen sentirse solas e incomprendidas, suelen experimentar que la vida no tiene sentido. Puede que esta depresión esté causada por el entorno, pero también puede ser algo en el que la genética juega un papel.


Pero esta no es la única causa de la soledad. Puede que la depresión venga después de la soledad. Es posible que te sientas solo porque no has conseguido encajar con la gente de tu entorno. Puede que no hayas encontrado a las personas con las que te sientas tan en confianza para compartir algunas cosas más profundas, esto puede hacerte replantear que no tienes a nadie de verdad.


En este sentido, si no concuerdas en gustos o valores con la gente que te rodea, es muy posible que te sientas solo o sola.


Obviamente también existen otras causas de la soledad, como por ejemplo no tener amigos, tener pocos o haber sufrido bullying y sentirse alejado de la sociedad de iguales.


Muchas personas también pueden sentirse solas por no haber encontrado a una pareja sentimental. No obstante, esto viene más ligado a la idea de que para ser feliz tienes que estar en pareja, al compararse con los otros o al ver que otros hacen planes con sus parejas y tú no estás incluido en esos planes o te das cuenta de que no tienes nadie con quien hacerlos.


Esto está relacionado a veces con el apego que hayamos elaborado en nuestra vida y de cómo hayamos aprendido a amar al resto y a nosotros mismos.


Por lo tanto, el sentimiento de soledad puede surgir de muchos factores, entre ellos la genética, el entorno o la personalidad.


Consecuencias de sentirse solo y vacío


El sentimiento de soledad puede ir desde una leve sensación hasta una depresión severa. Es importante ver en qué punto nos encontramos.


Las consecuencias de sentirse solo pueden pasar solo por aislarse de la sociedad, al creer que estamos solos y que no podemos encajar con la misma; pero también suelen acabar atacando nuestra autoestima y la imagen que tenemos de nosotros.


Si nos sentimos solos podemos acabar pensando que el problema es nuestro, que no tenemos las suficientes habilidades sociales para hacer amigos o que no podemos manejar situaciones sociales. También puede que nos sintamos rechazados, porque alguna característica nuestra es digna de ser rechazada. Todo esto favorece a tener una  baja autoestima. Esta baja autoestima se incrementa con este sentimiento, pero habitualmente es algo que ya estaba con nosotros y que se ha ido moldeando con el tiempo.


Cuando pronunciamos frases como "me siento solo",  "me siento estancado"  o "me siento vacío" podemos estar viviendo estas u otras consecuencias. Hay que tener en cuenta que la soledad se convierte en un problema cuando aparecen síntomas de depresión, insomnio o hipersomnia, síntomas de ansiedad social, pensamientos negativos o autodestructivos sobre uno mismo o afectaciones en la salud física. Si tienes alguno de estos síntomas, es importante que pidas ayuda profesional.


Qué hacer si te sientes sola o solo y sin amigos


Te damos algunas pautas para escapar del sentimiento de soledad.


Analiza si estás solo de verdad


A veces nos hemos elaborado la idea de que estamos solos, pero no es más que una imagen distorsionada. Analiza si tienes personas con las que puedes contar o, en verdad, no tienes amigos o personas de confianza.


¿En qué momentos del día o de la vida te sientes más solo?, ¿tienes a alguien a quien contarle tus preocupacioens?, ¿existe alguien a quien puedas escribir ahora mismo para salir a tomar un café?


Elimina pensamientos distorsionados


Si llegas a la conclusión de que sí que cuentas con algunas personas, es posible que tu imagen esté un poco distorsionada o dramatizada. Tenemos que analizar los pensamientos y ver hasta qué punto son reales o están distorsionados. Encuentra pruebas objetivas a favor de esos pensamientos y también en contra. Sé capaz de ver hasta que punto puedes creerte esos pensamientos o si tienes que cambiarlos por otros más realistas.


Mejora tu autoestima


Si tu pensamiento está distorsionado, puede que te hayas creado a lo largo de tu vida una baja autoestima. Indaga sobre qué aspectos te gustan de ti y cuáles no. Descubre cuáles de estos aspectos se pueden cambiar y cuáles tienes que aceptar, analiza si tu imagen es real o distorsionada. Si quieres saber más sobre aprender a aceptarte a ti mismo te invito a que leas nuestro artículo cómo  aceptarme a mi mismo.


Deja de aislarte


El sentimiento de soledad se intensifica por profecía autocumplida. Es decir, si crees que estas solo, acabarás estándolo. Cuando nos sentimos así es posible que nos aislemos más del mundo, alejándonos de los planes en sociedad. Deja de lado las excusas y no te quedes al margen, intégrate en todos los planes accesibles que tengas.


Amplía tu círculo


Si crees que no estás a gusto con tus amistades, es hora de ampliar tu zona de confort. Puedes pensar que es imposible conocer gente, pero esto no es más que una excusa para quedarte en la zona de confort. Empieza a realizar nuevas actividades, donde puedas conocer gente nueva y ampliar tu zona de confort. Puedes leer nuestro artículo  "saliendo de la zona de confort".


Mejora la comunicación y la cercanía con el otro


A veces la forma de comunicarnos acaba afectando a nuestras amistades. Aprende a comunicarte de forma asertiva y respetuosa con el resto, comparte tus inquietudes, tus gustos, tus opiniones, pero de forma adecuada.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies