Pero, ¿qué es el psicotrading?, ¿qué consecuencias a nivel emocional y psicológico tiene el trading?, ¿cómo podemos hacer trading sin dejar que estas consecuencias nos influyan?, ¿qué necesitas a nivel psicológico para enfrentarte a este negocio? Te detallamos todas las claves.


¿Qué es el trading?


Empecemos por el principio. Si estás leyendo esto seguramente ya conoces algo del trading. No obstante, por si eres un lector viajero y curioso, te contamos en líneas generales de qué se trata.


El trading es una actividad que consiste en analizar y estudiar los mercados financieros para poder sacar un beneficio económico. La persona que realiza trading suele hacer un análisis técnico de cómo funciona el mercado en un sector concreto, para poder hacer una especulación de cómo ese mercado se comportará en el futuro. En base a esa especulación, el trader, la persona que se dedica al trading, venderá o comprará acciones u otro tipo de “materia”.


Existen muchos tipos de trading, pero para cualquier trader tener una buena gestión emocional es muy importante, de cara a poder aguantar la presión que implica este tipo de negocio.


Los pilares del trading


Según expertos, un trader tiene que tener tres factores para conseguir el éxito en el trading: tener un buen sistema de traiding estudiado previamente, tener una adecuada gestión económica (contar con dinero para vivir y no dedicarlo todo al trading) y unas buenas condiciones psicológicas. Estas condiciones son descritas y analizadas por el llamado “psicotrading”.


¿Qué es el psicotrading?


El psicotrading, por tanto, aunque no figura en los diccionarios, es un término utilizado en este ámbito para nombrar a todos aquellas percepciones, emociones y actitudes que influyen en el comportamiento el trader a la hora de hacer trading.


Más específicamente, el psicotrading suele centrarse en la gestión emocional, ya que es la parte psicológica más implicada en este arriesgado trabajo.


La gestión emocional en el trading


Hacer trading implica una gran tensión emocional. El trader invierte dinero en base a especulaciones sobre lo que va a ocurrir en el mercado, sin tener una certeza de que esto efectivamente suceda así.


En momentos de tensión, como puede ser un momento en el que está en juego mucho de tu dinero, la parte irracional de nuestro cerebro suele aflorar influyendo en nuestro comportamiento y nuestras decisiones.


Y es que somos seres instintivamente emocionales. Es decir, el ser humano puede utilizar la lógica y el razonamiento, pero en algunas ocasiones saldrá su parte emocional, sobre todo cuando las emociones involucradas son negativas.


Las emociones se encuentran en la parte más profunda y primitiva de nuestro cerebro y la lógica en la parte más externa. Esto quiere decir que primero llegaron las emociones, luego la razón. En algunas ocasiones luchar contra lo más primitivo puede ser complicado.


El trader tendrá que tener una buena gestión emocional: tolerancia a la incertidumbre y a la frustración, paciencia, autocontrol, autoconfianza…


¿Qué emociones son incompatibles con el trading?


Si queremos tener éxito en el trading tenemos que dejar atrás algunas emociones o sentimientos habitualmente difíciles de controlar. En este sentido, es donde influye la gestión emocional. Tendremos que saber dejar de lado estos aspectos y gestionarnos emocionalmente para que el trading no sea un fracaso y no traiga consecuencias psicológicas negativas.


Una de las emociones incompatibles con el trading es el miedo. El trader miedoso acabará por no arriesgarse o por arriesgarse demasiado al tener miedo a perderse el momento ideal (lo que se conoce como  Fomo).


Así mismo, la avaricia tampoco ayuda al trader. La persona que quiera conseguir mucho de forma avariciosa seguramente acabará fracasando en el trading.


Igualmente, la impulsividad y la euforia pueden tampoco ser buenas emociones para el trading. El trader impulsivo acabará vendiendo o comprando antes de tiempo, sin sacar el máximo partido a las operaciones, o incluso perderá grandes cantidades de dinero por su impulsividad.


Las consecuencias psicológicas del trading


Obviamente el trading trae habitualmente consecuencias a nivel psicológico. Y es que es un trabajo de riesgo, donde la tensión siempre está presente.


Si estamos expuestos a esta tensión durante mucho tiempo y sin contar con los tres pilares del trading, es posible que acabemos desarrollando algún problema psicológico como la  ansiedad, el  insomnioo ladepresión.


Así mismo, la posible pérdida económica también puede generar estos problemas y llevarnos a una situación psicológica muy complicada.


Cómo hacer trading con éxito y paliar las consecuencias a nivel psicológico


Esencialmente es importante tener una buena gestión emocional para hacer trading. Si cuentas con este factor estarás al margen de muchos de los problemas psicológicos derivados.


Sin embargo, no debes dejar de lado los otros pilares del trading: no realices trading si no tienes un buen sustento económico, tampoco si no tienes los conocimientos adecuados. El trading es constancia, resistencia y mucho trabajo.


Para mejorar nuestra gestión emocional, podemos seguir algunas pautas psicológicas:


1. Ser conscientes de que podemos perder y ser capaces de perder.


2. Controlar al máximo los riesgos: conocer nuestra situación financiera, saber hasta dónde podemos llegar, estudiar al máximo el mercado.


3. Ceñirnos al plan inicial de trading. Normalmente el trader habrá estudiando el mercado con detenimiento antes de iniciarse y habrá desarrollado un plan de acción. Los cambios posteriores en el plan suelen deberse a miedo o baja tolerancia a la incertidumbre y a la frustración y no siempre son la mejor elección.


4. Estudiar y ser constante.


5. De vez en cuando descansar un poco la mente. A veces viene bien hacer un “parón” en cualquier trabajo, para poder desestresarnos y no quemarnos.



Si te animas a buscar ayuda profesional, podemos ayudarte con  psicólogos online  o  psicólogos en Salamanca.

psicologos online


psicologos salamanca

Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.

Aviso de Cookies